RSS Feed

Posts Tagged ‘Rubén Pozo’

  1. Me paso el día rucu rucu

    mayo 9, 2012 by Ana López Guzmán

    Cuando alguien te pregunta qué es lo que te atormenta y no sabes qué responder, una de dos: o son tantas cosas que no tienes ni idea de por dónde empezar o es que sientes tal confusión que no tienes ganas ni de hablar del tema. Al menos así lo veo yo. Después de charlar con Toni sobre todas estas cosas, me dijo: “La verdad es que escuchándote me relajo. Si eso es lo que te preocupa…”, me respondió. Supongo me ayudó a relativizar las cosas y pensar: “Vale, puede que no sea tan importante”.

    Entonces te justificas con los típicos: “Pero es que además bla bla bla”. Quieres dar motivos de peso a tu estado, dejando claro que no se trata sólo de eso, sino de mucho más. El problema es cuando no está en tu mano solucionar ese problema. Supongo que la impotencia es directamente proporcional a esas situaciones en las que no puedes hacer nada salvo esperar. Y si el tiempo pasa y lo único que pasa es la vida, te estás equivocando.

    Hace un par de días estaba sentada charlando con Lina y me hablaba de personas “garrapata”. Me decía que son aquellas que se aferran a ti y que no te quieren soltar. Que te dirían: “Déjame un poquito más, que siento mucho placer ante este dolor”. Entonces se me vienen a la cabeza mis charlas con Medea hablando sobre esas personas “tóxicas” que son un lastre. Y es escalofriante ver la de gente que permitimos que siga en nuestras vidas absorbiendo nuestras energías. ¿Es que acaso nos sobran? Por supuesto que no. Lo estamos canalizando mal.

    Anoche soñé que estaba en Bali, que es un lugar al que sueño con ir. Estaba en la playa mirando el mar cuando de pronto una gran ola se transformaba en tsunami y lo arrasaba todo. Lograba sobrevivir. Empecé a correr en todas direcciones y de pronto encontré a una niña que estaba llorando, sola. La cogía en brazos y después giraba la esquina de una casa destruida cuando volvía a ver que otra enorme ola se acercaba hacia nosotras. Entonces me desperté.

    No sé que interpretación daría Lina a este sueño, pero supongo que me diría que mi gran bola se estaba haciendo cada vez más grande y que yo sabía que aunque a veces lograra escapar, al final iba a terminar aplastándome, por mucho que yo intentara huir de ella. La niña tal vez sea esa dignidad que a veces, como ella, llora pidiendo auxilio.  O tal vez, simplemente, debería dejar de ver pelis como ‘Más allá de la vida’, ‘Deep Impact’, ‘Independence Day’, etc.

    Estoy cansada de sorpresas. Entonces me pongo a escuchar canciones y es como si todas quisieran decirme algo. “No hagas más carnicería y un día será otro día”, decía Rubén Pozo. “Las victorias nunca pasan por mi lado. Las promesas y las dudas en el mismo trago. Necesito acertar, aunque sea un rato. Ponte en mi lugar…”, de Leiva. O “Si tú ardes yo me quemo”, “Me paso el día rucu rucu, rucu rucu haciendo bola… Mirando cómo pasa el tiempo a todas horas”, o “Mi corazón ardía como el Windsor”. Creo que estoy enganchadísima a todo lo que tenga que ver con Pereza.

    Entonces me visto, cojo mis cosas y me voy al estudio. He descubierto que es un lugar donde me siento segura. Donde sé que nada malo puede ocurrirme. Donde da igual si suena el teléfono, porque no iré corriendo a mirarlo. Es mi momento. Mi espacio. El lugar donde puedo crear y divertirme con mi cámara.

    Hay cosas que tengo dentro que deseo sacar. Personas que me ponen a prueba. En ese momento se me viene a la memoria una escena de la serie ‘Anatomía de Grey’ cuando Christina se va a casar. Está con Meredith con el vestido puesto y se da cuenta de que no quiere hacerlo. Se empieza a ahogar, a ahogar… No puede respirar: “¡Quítamelo, quítamelo!”, pide. Está claro que cuando no quieres hacer algo y sigues la corriente al final te falta el aire.

    Ojalá pudiera ayudar a todas las personas que están en una situación así. Lina me dijo que no debo ocuparme de personas que no se están ocupando de sí mismas. Como dice Elo, ¡es tan sabia! Pero, ¿qué hago con aquellas que lo pasan mal? ¿Puedo hacer algo por sanar sus heridas? ¿O es que me refugio en los problemas de otros para no pensar en los míos? ¿Es una conducta evasiva? Probablemente.

    Noviembre Dulce, 2001

    Keanu Reeves y Charlize Theron en 'Noviembre Dulce'

    No sé si has visto ‘Noviembre dulce’ (dirigida por Pat O’Connor en 2001). Es una peli que me marcó en su momento. La clave es el final y no quiero destriparla, así que te contaré la esencia. La protagonista, Charlize Theron, busca cada mes una “víctima” a la que salvar. Acoge en su casa a personas distintas e intenta que, pasado un mes, su vida haya cambiado… A mejor, claro. Keanu Reeves es su Noviembre.

    Hubo alguien que hace mucho tiempo intentó salvarme a mí y cuando estuve bien desapareció. En su momento no lo comprendí, pero ahora sé que lo que quería era que mi felicidad no dependiera de otra persona, sino de mí. Supongo que fui su Noviembre. Ahora es mi turno. Hay muchas historias que escuchar y de las que aprender. Hacer que cada día cuente. Puedes perderlo todo en un minuto y cuando quieras darte cuenta tal vez sea demasiado tarde.

    Os dejo un trocito de la letra de una canción de Rubén Pozo. Se llama ‘Mañana será otro día’ y viene muy bien para este post. Creo que el mensaje es muy positivo. Al final todo pasa, aunque duela mucho:

    Tras los truenos, la calma,

    Tras la pena la alegríaa,

    Todo pasa… Mañana sera otro día

    Lo llevaste hasta el final, aunque no lo has conseguido

    Déjalo ya… Ya no tiene sentido

    Tanta noche en blanco, tanta vida en vela

    Todos los intentos tirados por tierra

    Espera aquellos vientos vuelvan a echar la vela

    Deja paso al invierno, espera a que suceda

    No hagas mas carnicería, y un día sera otro día…


© Zoom Ediciones, S. L. | Todos los derechos reservados