RSS Feed

Posts Tagged ‘Patrick Dempsey’

  1. Miedo son sólo cinco letras

    marzo 13, 2013 by Ana López Guzmán

    Intento poner orden en mi mente para poder hacer una lista de todas las cosas de las que quiero hablaros. Han sido muchas las conversaciones que últimamente me han hecho ir recopilando ideas, sensaciones y conclusiones que ahora necesito compartir contigo.

    Cuando sales del trabajo un poco bloqueado mentalmente y vas a marchas forzadas arrastrando tus pies hacia la boca de metro más cercana, sólo hay algo que puede aligerar tus pasos: hacerlo en compañía. Entonces fue cuando mi compi me dijo: “¿Tú crees que el amor hay que buscarlo o que te busca él a ti?”.

    Vaya… Creo que mi respuesta sonó bastante más convincente de lo que yo tengo interiorizado sobre el tema, pero eso no significa que no haya dado miles de vueltas al asunto. Le dije que mi experiencia me había demostrado que cuando más tranquilo estás y aprendes a quererte y a valorar el tiempo que pasas contigo mismo, es cuando atraes a alguien que está en la misma frecuencia. Básicamente mi mensaje era: si te quieres, te querrán. Nada que no sepas, y ya sabes por dónde empezar…

    Entonces me dijo que eso era algo muy difícil de hacer. Y ese mismo día, al llegar a casa, una lectora del blog que se ha transformado ya en una amiga, me contó lo mucho que a ella le había costado llegar al punto donde estaba ahora. Pero lo decía feliz. ¡Sonaba tan sincero! Y es que creo que cuando por fin te quieres de verdad es cuando sientes esa felicidad que te empuja a comerte el mundo entero.

    Ellen Pompeo y Patrick Dempsey en una escena de 'Anatomía de Grey' (ABC/SCOTT GARFIELD)

    Ellen Pompeo y Patrick Dempsey en una escena de ‘Anatomía de Grey’ (ABC/SCOTT GARFIELD)

    Ayer vi cuatro episodios seguidos de ‘Anatomía de Grey’ (los martes en @divinity_es). Como veis, iba con retraso, pero me encantan esas noches en las que vas encadenando un episodio con otro sin importarte la hora que es. Veía a Meredith (Ellen Pompeo) y a Dereck (Patrick Dempsey) y pensaba en lo bien que estaban ahora, pero lo mucho que les había costado llegar a ese punto, prácticamente por culpa de Meredith que tenía un miedo enorme a enamorarse (entre otras cosas).

    Hoy leí en Internet que el miedo son sólo cinco letras. Nada más. Entonces, ¿por qué te hace dar vueltas en la cama? ¿Por qué te tiene durante días el corazón encogido? ¿Por qué te cierra el estómago o todo lo contrario? ¿Por qué sientes un alivio tan inmenso cuando desaparece? Y lo peor… ¿Por qué a veces lo necesitamos?

    Creo que el miedo nos mantiene en alerta. Es el que te dice: “Oye, no te relajes… Mira a ver si estás seguro de que quieres hacer eso… ¿Estás convencido de que esa persona no te importa?”. Ese es el miedo con el que hay trabajar. Ya sabes, el que te da dos buenas tortas y te devuelve a la realidad. No tengas miedo al miedo. En el fondo te está haciendo un favor.

    Si hay algo que me gusta de ‘Anatomía de Grey’ es la voz en off de Meredith al final de cada episodio. No hay día que no te deje pensando en algo. Pero la serie está cargada de mensajes y consejos. Uno de los que rescaté fue este: “Dudar demasiado es un problema; dudar un poco es sólo un ejercicio de inteligencia”. ¿Alguien en contra? Lo dudo. Dudar es sano. Es necesario.

    Pero, ¿qué ocurre cuando se empeñan en meterte miedo? Si alguien no para de advertirte sobre lo malo que sería que te engancharas a él/ella, entonces párate a pensar que igual tiene razón. A menudo ignoramos las señales (conscientemente aunque no lo creas, ojo). Pero es que cuando te las ponen delante cada día, sería un suicidio no hacer caso.

    Te paras a pensar y dices: con lo fácil que puede ser todo. Con lo bonito que es estar cenando, viendo una peli, yéndote a dormir y sentir que alguien respira a tu lado y que ese alguien está tranquilo porque tú estás ahí… ¿Quién iba a querer estropear todo eso? ¿El miedo? ¿Miedo a qué? ¿A vivir sin montañas rusas? ¿Quién quiere adrenalina cuando se puede vivir tranquilo y feliz? Supongo que es más complicado de lo que parece. A Meredith le costó aprender esa lección y ahora si su cuerpo dice corre, no huye, corre en el sentido adecuado, allá donde se siente más segura.

    En otra escena de la serie, Arizona le cuenta a Torres que ha tenido un incidente con su pierna ortopédica (la serie es muy dramática, lo sé, pero merece la pena verla, os lo aseguro). La primera reacción de Torres es asustarse, pero Arizona por primera vez parece tranquila:

    -         Me caí.

    -         ¡¿Y qué pasó?!

    -         Me levanté.

    De eso se trata. De seguir levantándote. De plantarte cuando no estás donde quieres estar y seguir adelante. Hace poco alguien también me escribió para decirme que si siempre hablaba de levantarme era porque muchas veces me había caído. Pues sí, pero no tiene sentido que te anime a quedarte ahí, regodeándote en tu sufrimiento. Eso sólo serviría para perder el tiempo, que es algo muy valioso: “Disfruta de la vida porque nunca sabes cuándo te van a dar la mala noticia”, terminaba otro episodio.

    Creo que todo es mucho más sencillo. Si estás bien, no te salgas de la línea. No hagas cosas raras. Sí, he dicho “cosas raras”. Cada uno que lo interprete como quiera. Valora lo que es importante para el otro, porque así podrás disfrutarlo en compañía. Y si estás en casa, no pienses cosas como: “Qué rollo, qué hago, estoy solo”. ¡Con la de cosas que hay por hacer! Yo misma haría los días más largos si pudiera… Pero para eso tienes que quitarte ese miedo de encima. Sentirte libre. Y cuando te quieras, te querrán tanto como tú, o casi.

    PD. Este post se lo dedico a mi Tía Mari, fan del blog y a los casi 360 que me seguís ya en Facebook y en Twitter (@echalefantasia). ¡¡Gracias!!


  2. Hasta que te encuentre

    septiembre 13, 2012 by Ana López Guzmán

    Hoy no es un día cualquiera. Hoy hace mucho tiempo ocurrió algo. Un momento muy especial, de esos mágicos que convierten en inolvidables a las personas con quienes los vives. Sin embargo, hoy su sabor es agridulce porque se ha visto empañado por una serie de sucesos que lo han puesto todo patas arriba.

    Escena de 'Cuando te encuentre'

    Escena de 'Cuando te encuentre'

    Ayer estuve viendo ‘Cuando te encuentre’ (Scott Hicks, 2012). Una película en la que un marine (Zac Efron) encuentra una fotografía que le salva de la muerte, o así lo interpreta. Él no para hasta que encuentra a la mujer que aparece en la imagen (Taylor Schilling). Cuando la tiene delante no encuentra las palabras. Quiere contarla qué es lo que le ha conducido hasta ella, pero no puede.

    ¿Cuántas veces te ha pasado? Sientes un montón de cosas dentro. Tienes un millón de pensamientos en tu cabeza, pero no consigues expresarlos. Y cuando eso ocurre te devora por dentro. Es una sensación muy angustiosa. Algunos consiguen sacar todo eso en forma de canciones, de obras de arte… Yo hago fotos. Escribo. Intento hablar a través de las películas, pero ahora no encuentro la adecuada. Se me vienen tantas a la cabeza…

    ‘Las muñecas rusas’, ‘Olvídate de mí’, ‘Cuando Harry encontró a Sally’… Pero ya os he hablado de ellas durante todo este tiempo. Ahora se trata de otra cosa. Se trata de construir un final diferente, pero el guionista se ha esfumado y no hay actores, no hay un director que nos diga dónde ponernos ni qué debemos decir. No hay un productor que nos facilite los medios que necesitamos.

    Se me viene a la mente ‘Sweet Home Alabama’ (Andy Tennant, 2002). En ella, una joven encarnada por Reese Witherspoon abandona su pueblo para labrarse una vida completamente diferente en Nueva York. Y lo consigue. Tiene un trabajo genial, una imagen de mujer segura y confiada y está prometida con el hijo de la alcaldesa de la ciudad (Patrick Dempsey). Pero hay algo que la impide avanzar. Un matrimonio en su pueblo natal que nunca zanjó (a su ex le da vida Josh Lucas). Así regresa a casa, pero entonces se encuentra con su pasado y descubre que a veces es necesario recordar quién fuiste para saber quién quieres llegar a ser.

    Reese Witherspoon en 'Sweet Home Alabama'

    Reese Witherspoon en 'Sweet Home Alabama'

    Y entonces te das cuenta de las cosas que hiciste mal. Piensas: “Si pudiera volver atrás…”, pero no puedes. En momentos como esos siempre hay alguien más mayor que tú que te dice: “Cuando llegues a mi edad te darás cuenta del tiempo que perdiste haciendo esto/pensando esto/sintiendo esto”. Y lo peor es que no te hace falta llegar a viejo, es que a veces sabes que vas mal, pero no tomas cartas en el asunto porque es más fácil dejarse llevar. Somos cobardes. Tenemos miedo y el miedo nos frena.

    Recuerdo cuando cada Nochevieja escribimos tres deseos en un papel rojo. Sólo ponemos: “Salud, dinero y amor”. Pero cada uno lo pone en el orden que quiere. Yo recuerdo que antes escribía la salud en último lugar y en vez de dinero escribía “suerte”. Pero hace tiempo me di cuenta de que si no tienes salud es muy, muy difícil ser feliz. Por eso cuando no estás bien y los problemas se hacen físicos tienes que hacer algo por cambiar la situación porque estás jugando con fuego y es un juego demasiado peligroso.

    Entonces vuelvo a aquel martes y 13. Sí, porque ese día también era martes. Ahora pienso que es incluso paradójico, pero me da igual. Hay cosas que jamás olvidaría. Recuerdos que siempre me llevaré allá donde vaya. Recuerdo cuando en ‘Sexo en Nueva York’ Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) decía que deseaba llamar a Big, pero que los primeros capítulos de su relación impedían que lo hiciera. ¿Por qué nos cuesta tanto tomar decisiones?

    Supongo que porque a veces esas decisiones hacen daño a otros. Porque no tenemos garantías. Porque no queremos equivocarnos. Porque tenemos miedo al fracaso. Porque nos regodeamos en el placer del dolor, cuando sería mucho más fácil hacerlo de cualquier otra manera. Ser feliz está de nuestra mano. Sólo tenemos que reunir el valor para tomar el control de nuestra propia vida.


© Zoom Ediciones, S. L. | Todos los derechos reservados