RSS Feed

Posts Tagged ‘levine’

  1. Esta no es otra historia de zombies

    noviembre 3, 2013 by Ana López Guzmán

    Sentir que vuelves a la vida, que lo que creías muerto sólo estaba dormido… A veces pasamos nuestros días como zombies. Arrastramos los pies y dejamos que el mundo continúe su curso a nuestro alrededor. Pero un buen día, pasa algo que te hace reaccionar y cambia el curso de la historia. Es como despertar de un sueño muy, muy profundo.

    Al prota de ‘Memorias de un zombie adolescente’ (Jonathan Levine, 2013) le pasa algo parecido. Está demasiado consciente, atrapado en un cuerpo frío, sin vida. Ve a los demás, que están mucho peor que él, pero se deja llevar porque tampoco puede hacer mucho más… Hasta que aparece una chica: La Chica. Y basta juntar sus manos una sola vez para que su corazón vuelva a bombear sangre.

    foto-memorias-de-un-zombie-adolescente-peliculista

    Pero ni es fácil enamorarse cuando estás muerto por dentro, ni lo es hacerlo de alguien que se encuentra en esa situación. Nadie dijo que lo fuera. Por eso, cuando quieres algo, te lo tienes que trabajar un poco y entonces hasta las historias más imposibles, cobran un sentido. Nosotros somos quienes se lo damos.

    Imagina que estás en el metro y de pronto aparece alguien a quien hace mucho tiempo que no ves. Y esa persona te ofrece entrar en su mundo con cierto reparo (sería un loco si no lo hiciera). Vas ganando confianza hasta que un buen día te invita a ir con sus amigos y vas descubriendo personitas maravillosas. Como ya dije una vez: abriendo muñecas rusas hasta encontrar la más diminuta: la definitiva.

    Y entonces, las piezas de un rompecabezas que habías planteando de una forma completamente diferente, van encajando por sí solas. Contemplas tu obra y piensas: “Me gusta”. Después pruebas a admirarla desde otra perspectiva. La vas decorando con momentos, con recuerdos, con sonrisas… No es lo mismo ver la historia de un Apocalipsis contada por un humano que por un muerto viviente. Tal vez todo era una cuestión de enfoque.

    Así, hasta que un día te encuentras en un sitio rodeada de personas y te sientes bien, como si estuvieras en casa. Empiezas a ser tú misma, poquito a poco. “Conseguiré ganarme tu confianza”, te dijeron, y a ti te costó creerlo. Sigues despertando.  Al fin y al cabo, si un zombie puede cambiar, ¿por qué no tú?

    ¿Sabes qué es lo mejor? Que si te entra un ataque de pánico, no estarás sola, porque hay personas que con sólo decirte: “Todo saldrá bien” te cambian la vida entera. Es tan fácil como eso. La seguridad se transmite de forma tan sorprendente como lo hace la inseguridad, pero la segunda sirve de bien poco.

    foto-memorias-de-un-zombie-adolescente-peliculista-2

    Coge una tiza y escribe en una pizarra lo primero que se te pase por la cabeza. Sácalo, porque es una tontería dejarlo guardado. No es malo contar lo que uno siente, piensa, teme, desea, sueña… ¡Quién sabe! Puedes terminar viajando donde siempre quisiste para disfrutar de las vacaciones que realmente nunca tuviste.

    Sinceramente, he llegado a la conclusión de que muchas veces la vida es tan complicada como tú quieras que sea. Cuando aprendes a dar a las cosas su justa importancia y valoras los momentos de felicidad, los multiplicas. Recuerda que si das un paso atrás, puede ser sólo para contemplar el resultado de lo que has hecho e irte a la cama con una sonrisa, pensando que por fin las cosas van como siempre tendrían que haber ido.

    No te compliques la vida cuando lo mejor que puedes hacer es disfrutarla. No pierdas el tiempo pensando en cosas que te hacen daño o no te llevan a ninguna parte. Pasa el tiempo con quien te haga sentir grande, no pequeño. No dejes que nadie te corte las alas y date la oportunidad de volar con quien quiera hacerlo contigo.

    memorias-zombie-adolescente-peliculista

     

    Ser libre no significa no tener a nadie a tu lado, sino estar con alguien y sentir que puedes ser tú mismo sin sentirte juzgado. Que la libertad es disfrutar de cada instante, solo o en compañía, pero en paz, y hacerlo mientras no paras de sonreír. Esa es para mí la verdadera felicidad.

    PD. Como siempre, os dejo la letra de una canción. Cuando todo encaja, deja de ser imposible. Tómate tu tiempo para entenderlo.

    Mariposas Imposibles (Luis Ramiro)

    Imagen de previsualización de YouTube

    Ya lo sé, las cosas imposibles nunca salen bien ,

    cuando era solo un niño lo empece a entender,

    esguinces en el alma y las rodillas de tanto correr detrás de mariposas imposibles,

    poniéndole a las nubes imperdibles,

    fabricando un cielo a mi medida en la pared…

    Crecer es aprender a convivir con el miedo a envejecer

    y sé que aunque por fuera todo cambie, al final…

    Seguiremos siendo eternos… Eternos… Confía en que todo salga bien
    Seguiremos siendo eternos… Eternos mientras moje la lluvia nuestra piel
    Seguiremos siendo eternos , eternos, eternos mientras sigamos en pie…

    Quisimos correr detrás de mariposas imposibles

    igual que superhéroes invencibles

    Somos el reflejo de aquello que quisimos ser..

    No me voy a quedar en un banco a esperar la llegada de Dios

    ni mi Juicio Final, ni a que arda París, ni alguien para dormir

    Es mejor disfrutar solos la soledad

    Voy a guardar cada sello de todas las cartas que no escribiremos

    Voy a mandarlas al cielo, a enviar el mundo por correo,

    cuando llegue al buzón de tu casa nunca tuerzas la cara ni preguntes: ¿Qué pasa? ¡No!

    Son mariposas al vuelo para que caces en sueños,

    son mariposas al vuelo para que caces en sueños…

    Son mariposas al vuelo…

     


© Zoom Ediciones, S. L. | Todos los derechos reservados