RSS Feed

Miedo son sólo cinco letras

13/03/2013 by Ana López Guzmán

Intento poner orden en mi mente para poder hacer una lista de todas las cosas de las que quiero hablaros. Han sido muchas las conversaciones que últimamente me han hecho ir recopilando ideas, sensaciones y conclusiones que ahora necesito compartir contigo.

Cuando sales del trabajo un poco bloqueado mentalmente y vas a marchas forzadas arrastrando tus pies hacia la boca de metro más cercana, sólo hay algo que puede aligerar tus pasos: hacerlo en compañía. Entonces fue cuando mi compi me dijo: “¿Tú crees que el amor hay que buscarlo o que te busca él a ti?”.

Vaya… Creo que mi respuesta sonó bastante más convincente de lo que yo tengo interiorizado sobre el tema, pero eso no significa que no haya dado miles de vueltas al asunto. Le dije que mi experiencia me había demostrado que cuando más tranquilo estás y aprendes a quererte y a valorar el tiempo que pasas contigo mismo, es cuando atraes a alguien que está en la misma frecuencia. Básicamente mi mensaje era: si te quieres, te querrán. Nada que no sepas, y ya sabes por dónde empezar…

Entonces me dijo que eso era algo muy difícil de hacer. Y ese mismo día, al llegar a casa, una lectora del blog que se ha transformado ya en una amiga, me contó lo mucho que a ella le había costado llegar al punto donde estaba ahora. Pero lo decía feliz. ¡Sonaba tan sincero! Y es que creo que cuando por fin te quieres de verdad es cuando sientes esa felicidad que te empuja a comerte el mundo entero.

Ellen Pompeo y Patrick Dempsey en una escena de 'Anatomía de Grey' (ABC/SCOTT GARFIELD)

Ellen Pompeo y Patrick Dempsey en una escena de ‘Anatomía de Grey’ (ABC/SCOTT GARFIELD)

Ayer vi cuatro episodios seguidos de ‘Anatomía de Grey’ (los martes en @divinity_es). Como veis, iba con retraso, pero me encantan esas noches en las que vas encadenando un episodio con otro sin importarte la hora que es. Veía a Meredith (Ellen Pompeo) y a Dereck (Patrick Dempsey) y pensaba en lo bien que estaban ahora, pero lo mucho que les había costado llegar a ese punto, prácticamente por culpa de Meredith que tenía un miedo enorme a enamorarse (entre otras cosas).

Hoy leí en Internet que el miedo son sólo cinco letras. Nada más. Entonces, ¿por qué te hace dar vueltas en la cama? ¿Por qué te tiene durante días el corazón encogido? ¿Por qué te cierra el estómago o todo lo contrario? ¿Por qué sientes un alivio tan inmenso cuando desaparece? Y lo peor… ¿Por qué a veces lo necesitamos?

Creo que el miedo nos mantiene en alerta. Es el que te dice: “Oye, no te relajes… Mira a ver si estás seguro de que quieres hacer eso… ¿Estás convencido de que esa persona no te importa?”. Ese es el miedo con el que hay trabajar. Ya sabes, el que te da dos buenas tortas y te devuelve a la realidad. No tengas miedo al miedo. En el fondo te está haciendo un favor.

Si hay algo que me gusta de ‘Anatomía de Grey’ es la voz en off de Meredith al final de cada episodio. No hay día que no te deje pensando en algo. Pero la serie está cargada de mensajes y consejos. Uno de los que rescaté fue este: “Dudar demasiado es un problema; dudar un poco es sólo un ejercicio de inteligencia”. ¿Alguien en contra? Lo dudo. Dudar es sano. Es necesario.

Pero, ¿qué ocurre cuando se empeñan en meterte miedo? Si alguien no para de advertirte sobre lo malo que sería que te engancharas a él/ella, entonces párate a pensar que igual tiene razón. A menudo ignoramos las señales (conscientemente aunque no lo creas, ojo). Pero es que cuando te las ponen delante cada día, sería un suicidio no hacer caso.

Te paras a pensar y dices: con lo fácil que puede ser todo. Con lo bonito que es estar cenando, viendo una peli, yéndote a dormir y sentir que alguien respira a tu lado y que ese alguien está tranquilo porque tú estás ahí… ¿Quién iba a querer estropear todo eso? ¿El miedo? ¿Miedo a qué? ¿A vivir sin montañas rusas? ¿Quién quiere adrenalina cuando se puede vivir tranquilo y feliz? Supongo que es más complicado de lo que parece. A Meredith le costó aprender esa lección y ahora si su cuerpo dice corre, no huye, corre en el sentido adecuado, allá donde se siente más segura.

En otra escena de la serie, Arizona le cuenta a Torres que ha tenido un incidente con su pierna ortopédica (la serie es muy dramática, lo sé, pero merece la pena verla, os lo aseguro). La primera reacción de Torres es asustarse, pero Arizona por primera vez parece tranquila:

-         Me caí.

-         ¡¿Y qué pasó?!

-         Me levanté.

De eso se trata. De seguir levantándote. De plantarte cuando no estás donde quieres estar y seguir adelante. Hace poco alguien también me escribió para decirme que si siempre hablaba de levantarme era porque muchas veces me había caído. Pues sí, pero no tiene sentido que te anime a quedarte ahí, regodeándote en tu sufrimiento. Eso sólo serviría para perder el tiempo, que es algo muy valioso: “Disfruta de la vida porque nunca sabes cuándo te van a dar la mala noticia”, terminaba otro episodio.

Creo que todo es mucho más sencillo. Si estás bien, no te salgas de la línea. No hagas cosas raras. Sí, he dicho “cosas raras”. Cada uno que lo interprete como quiera. Valora lo que es importante para el otro, porque así podrás disfrutarlo en compañía. Y si estás en casa, no pienses cosas como: “Qué rollo, qué hago, estoy solo”. ¡Con la de cosas que hay por hacer! Yo misma haría los días más largos si pudiera… Pero para eso tienes que quitarte ese miedo de encima. Sentirte libre. Y cuando te quieras, te querrán tanto como tú, o casi.

PD. Este post se lo dedico a mi Tía Mari, fan del blog y a los casi 360 que me seguís ya en Facebook y en Twitter (@echalefantasia). ¡¡Gracias!!


14 comentarios »

  1. avatar Patricia dice:

    Hola! Es la primera vez que te escribo, pero tienes toda la razón. En cuanto he leído cuándo crees tú que llega el amor, he dicho, vaya! Otra que piensa como yo! Aunque mis amigas me miran con cara rara pensando, claro, eso será porque has encontrado a un solete. Y sí, le encontré cuando menos lo esperaba, cuando más feliz estaba yo de soltera, sin mis miedos, sin mis rencores hacia chicos que me lo habían hecho pasar mal, y por los que encadenaba un fracaso ttras otro, para no repetir los errores del pasado. Y lo mejor de todo fue conocerle y empezar de 0, como si nunca me hubieran roto el corazón, siempre haciendo lo que quería en cada momento, pero sin engancharme a él. Disfrutando de su compañía, porque él hace que yo, siendo una naranja entera, me dé un pedazito de la suya cada día, y yo de la mía.

    • Qué bonito, Patricia!! Se trata de eso, de encontrar a alguien que te facilite la vida, no que te la complique. Alguien con quien pasar el tiempo sea un placer. Yo creo que la gente que busca el amor desesperadamente es quien tarda más en encontrarlo. Y por supuesto, tal y como dices, no sirve de nada pagar los platos rotos de otros. Si te relajas y disfrutas de ti, das tu mejor cara. Te sientes bien contigo y puedes dárselo a los demás. Entonces llega alguien que sabe apreciarlo y que te quiere tal y como te mereces. Ese es justo el mensaje que quería transmitir. Me alegro de que tengas a tu solete. Seguro que te lo mereces :) Besos y gracias por el comentario :)

  2. avatar Ceci dice:

    Hola!!Encontrado tu blog de casualidad, aunq a veces no se si las casualidades son tan casuales. Me encanta Anatomía de Grey, y como dices la voz en off, siempre te da como un respiro de vida. Lo importante es quererse uno mismo. Y el miedo es eso, algo que al ser abundante puede llevar a dañarte y poco puede ser algo anormal, por eso con un punto intermedio de miedo es suficiente. Gracias Ana y a las casualidades sin ser tan casuales. Un abrazo

    • Hay que saber manejarlo para que no te paralice y para que te permita dar pasos seguros. Este blog nació con una frase de ‘Los amantes del Círculo Polar’ que decía algo como: “Podría pasarme la vida enlazando casualidades…”. Me alegro de que te pases! Quédate por aquí ;) Un beso y mil gracias por comentar!!

  3. avatar LOLITA dice:

    jo, pues la verdad es que sí, que no habría que tener tanto miedo en las relaciones. Yo soy la primera miedica, jeje.
    Tengo que añadir algo al respecto, pienso que cuando encuentras el amor verdadero, ese que te hace sentir tan bien, que saca lo mejor de ti, que hace que la vida se vea mucho más bonita de lo habitual, no se tiene ese miedo a vivirlo. Se vive intensamente y se aparca el miedo pq una piensa que no tiene un fin. Y lo que dure a durado. Pero si fue verdadero siempre dejará buen sabor de boca.
    Que opináis?
    Besitos.

    • Lolita, no debes tener miedo. Y sí, los grandes momentos compartidos con personas especiales no los olvidamos jamás. Es lo bonito de la vida, ¿no crees? Quedarte con lo bueno. Lo malo ahí queda como aprendizaje, pero no hay que darle más vueltas. Sería como un hamster dando vueltas en una rueda. Nunca llegarías a ningún lado. Sé feliz y disfruta de la vida, que para eso está :)

  4. El año pasado vi unas cuantas temporadas de ‘Anatomía de Grey’ seguidas. Pero a partir de la cuarta no pude más. A partir de ahí la serie perdió mucho interés para mí.

  5. Oooh! Los zapatos de Dorothy. Sigo esperando esa reseña. Por cierto, me pasé por tu viaje a Oz, comenté pero veo que nunca llegó a subirse.

    • Sí que se subió, es que tengo que aprobar los comentarios. Los zapatos de Dorothy han sido siempre mi firma. No he podido ver la peli aún por un contratiempo, pero de la semana que viene no pasa, te lo aseguro :)

  6. avatar Rachel dice:

    Es la primera vez que te leo y me ha gustado mucho.
    Sólo quería mostrarte lo de acuerdo que estoy contigo, cuando más tranquila estás tu vida da un vuelco para bien, llega una persona maravillosa a tu vida en la que jamás te habrías fijado antes y que te demuestra que…. es verdad,…. que es posible,…., que el amor existe y que se ha materializado a tu lado.
    Para que eso ocurra debes relajarte, quererte, mimarte y pensar en ti,….cuando tú eres capaz de hacerlo, los demás lo hacen también.
    Por cierto, me encanta Anatomía de Grey, lo sigo desde sus inicios.
    Un saludo y feliz primavera.

    • Muchísimas gracias, Rachel. Totalmente de acuerdo contigo. A veces parece más complicado de lo que realmente es. Supongo que todo es cuestión de relajarse. De dejar de buscar. De quererse para que te quieran. Si no te respetas tú, difícil será que otros lo hagan…
      Gracias por el comentario. Seguiremos por aquí compartiendo opiniones y disfrutando de la vida, que para eso está. Millones de besos :)

  7. avatar María dice:

    Hola Ana. ¿Cómo se puede superar el miedo a lo nuevo a las nuevas experiencias lejos de los tuyos? Mi pareja vive en otra ciudad y me he planteado irme a vivir con él dejando atrás a las personas a las que quiero, me iría a una ciudad donde no conozco a nadie y me da un poco de miedo no saber que va a pasar o si voy a estar bien. Me da miedo arriesgarme por amor ya que lo he pasado un poco mal y mis otras parejas han salido rana. Y ahora mismo estoy en una decisión complicada en irme y dejar a los mios, o quedarme y perder a mi pareja. Me gustaria tu consejo. Un beso

    • Me lo pones difícil… Tienes que sopesar. Sólo tú sabes realmente lo que quieres hacer. No pienses en lo que debes, sino en lo que quieres hacer para que tu vida vaya encaminada a tu felicidad. Siempre es duro dejar atrás cosas, pero tu familia seguirá estando ahí si te vas. Y si decides quedarte, tal vez sea porque necesitas más tiempo. Eso sería lo más normal del mundo, ya que a todos nos cuesta tomar decisiones. Si no estás preparada, díselo. No debería ser un “ahora o nunca”, o así lo veo yo, que tampoco conozco todos los detalles. Mucha suerte y espero que decidas lo que decidas, eso te haga ser feliz cada día. Un abrazo fuerte, que seguro que no te vendrá mal :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

© Zoom Ediciones, S. L. | Todos los derechos reservados