Pastel de flores

“Que no te pueda el polígono” esa es la frase de cabecera de mi compañera Elisa. Desde que cambiamos la oficina del céntrico barrio de Salamanca por una en una zona industrial bastante más alejada del centro, los looks de la redacción empezaron a perder glamour y a ganar en comodidad.

Sigue leyendo