En busca del sujetador imposible

FHe de reconocer que siempre he tenido cierta admiración por las embarazadas estilosas. No digo que no tenga mérito vestir bien cuando tienes una talla 36, pero conseguirlo cuando las dimensiones de tu cuerpo varían en cuestión de días tiene mucho más.

Aunque afortunadamente hay cada vez más oferta, la ropa premamá sigue basándose en su mayoría en pantalones vaqueros, camisetas navy y vestidos con inmensos estampados florales (¿de verdad no hay telas más bonitas con las que confeccionar las prendas?).

He tenido la gran suerte de que gran parte de mi embarazo ha transcurrido en verano y entre vestidos babydoll y pantalones con la cintura de goma he ido sobreviviendo. Claro que cuando entre el frío llegaré a la recta final y la cosa empezará a complicarse. Pero si algo he aprendido en estos meses es a no intentar controlarlo todo, según vaya creciendo mi barriga iré buscando ropa en la que entre y en la que no me sienta una mesa camilla.

Pero si hay algo en lo que no me había parado a pensar hasta que mi cuerpo empezó a evidenciar que efectivamente estaba embarazada, es en lo complicado que resulta encontrar ropa interior adecuada.

Reconozco que soy adicta a la lencería. Adoro los encajes, las puntillas, el satén… así que cuando mi pecho empezó a crecer pensé: “Perfecto, una excusa para renovar mi ropa interior”. Pero cuando salí a la calle me dí cuenta que la cosa iba a estar más complicada de lo que pensaba.

Mi pecho no solo había cambiado de tamaño, también de forma y de necesidades. Los sujetadores convencionales con sus aros, ballenas y costuras además de resultar incómodos, son negativos para el desarrollo de los conductos que hacen posible la lactancia.

Las tiendas de ropa premamá serían entonces el lugar al que tendría que dirigirme. Vale que tengan que tener unas características determinadas pero ¿es necesario que muchos de los diseños que se encuentran en las estanterías de estos establecimientos parezcan recién sacados del baúl de nuestras abuelas? Si por lo general las embarazadas somos mujeres que rondamos la treintena ¿por qué los sujetadores parecen pensados para señoras de 70 años?

maternity_premama_womensecret

No hace demasiado que Women’ secret lanzó la línea Maternity, con unos diseños más actuales y a un precio bastante asequible que han sido mi tabla de salvación. Solo hay un pequeño problema: NO EXISTEN LOS SUJETADORES SIN TIRANTES.

Durante varios días busque sin éxito un sujetador sin aros que pudiera ponerme debajo de mis vestidos palabras de honor, camisetas de tirantes y demás prendas veraniegas. Así que desde aquí hago mi llamamiento a los diseñadores de lencería: cread un sujetador sin tirantes que se adapte a nuestras necesiades y si es bonito, mejor que mejor, las embarazadas os lo agradeceremos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *